martes, 5 de junio de 2012

La importancia del ocio


El Ocio es fundamental en la vida de cualquier persona, puesto que surge de entre muchas imágenes de actividades que elegiste realizar. Forma parte de tu identidad personal, porque tiene que ver con tus preferencias, tus intereses y tus deseos, en definitiva, dice quién eres, te trae recuerdos, conforma tu pasado y hace que te proyectes en un futuro deseado. Te proporciona bienestar físico y emocional a través de la relación con otras personas con las que haces lo que te gusta, encuentras amistad, amor, desarrollo personal, y disfrutas de un espacio en el que descansas y te cuidas por el simple placer de hacerlo, sin tener otras metas ni objetivos. Si estás de acuerdo con  estas reflexiones compartimos una idea: “El ocio es algo fundamental en tu vida y, por extensión, en la vida de cualquier persona, contribuyendo a su desarrollo personal y social”.
En nuestra sociedad el ocio ha tomado un papel primordial, convirtiéndose en uno de los ejes de desarrollo social y personal más relevante. Ya no entendemos nuestras vidas sin ocio, ya no se trata sólo de una recompensa por el trabajo realizado sino que es algo que define nuestro estilo de vida y que se reivindica y reconoce como un derecho humano fundamental del que nadie debería ser privado por razones de ningún tipo.



EL DERECHO AL OCIO
Entender el ocio como derecho fundamental no es una cuestión opcional pues aparece recogido en diferentes leyes y normas.  Entre ellas destacaré en el artículo 43.3 de la Constitución Española establece que “los poderes públicos fomentarán la educación sanitaria, la educación física y el deporte. Así mismo facilitarán la adecuada utilización del ocio” y en el artículo 44 establece “los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho”.
Cuando hablamos de ocio hablamos de espacios  y tiempos compartidos con personas que me dan su amistad, afectividad, compañeros con los que relacionarme, compartir aficiones y momentos para disfrutar. Hablamos del descanso de obligaciones, porque es festivo, porque son mis vacaciones, porque he terminado mi tarea ocupacional o laboral, porque es fin de semana, porque me he jubilado. De una elección personal, para lo que necesito tener información anticipada y opciones que respondan a mis intereses personales y preferencias. Hablamos de que puedo elegir lo que quiero hacer, dónde, con quién, cuándo; es decir, que cada uno sea el  protagonista de sus vivencias de ocio. Obtengo placer, lo que hago me gusta, me lo paso bien y me ofrece muchas satisfacciones.



EL OCIO EN LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL
Pero no todas las personas se encuentran en tu situación y por el simple hecho de ser personas con discapacidad intelectual no pueden acceder a una oferta de ocio en condiciones de normalidad y, por tanto, no tienen garantizado este derecho. En la mayoría de los casos ni siquiera son contemplados los apoyos necesarios para que puedan acceder a las opciones de ocio existentes. Todos necesitamos apoyos para desarrollarnos y vivir una vida deseada. Necesitamos del apoyo de las personas más cercanas, de los recursos de nuestra comunidad, de las instituciones públicas y privadas, etc. Las personas con discapacidad intelectual precisan de esos mismos apoyos pero con mayor intensidad y frecuencia. En la mayoría de los casos, la inexistencia de esos apoyos es lo que limita o impide el acceso al ocio de estas personas



 EL OCIO EN APSA
Para ofrecer los apoyos necesarios para que las personas con discapacidad intelectual lleguen a disponer de habilidades necesarias para disfrutar de su tiempo de ocio de la forma lo más autónoma posible APSA creó en 1979 el Servicio de Ocio y Deporte (SOYD).  El SOYD  es un recurso específico y estructurado que gestiona apoyos orientados a satisfacer las expectativas, demandas y necesidades individuales de ocio de las personas con discapacidad intelectual a través de la mediación en actividades del entorno y del desarrollo de programas de actividades normalizadas y continuadas. Cumpliendo estos requisitos:  libre elección o voluntariedad, la persona tiene libertad para decidir qué quiere hacer dentro de una variedad de opciones donde puede elegir, vivencia placentera (satisfacción), la actividad desarrollada  debe ser vivida como una experiencia positiva, deseable por sí misma y con carácter final, además de desarrollarse en el tiempo libre. En la actualidad es el único Servicio de Ocio y Deporte en toda la Comunidad Valenciana. 
Concluiré diciendo que el ocio es un derecho fundamental del que nadie debería ser privado por razones de ningún tipo, contribuye al desarrollo personal y social, mejora la autonomía personal en diversas facetas de la vida diaria, además de mejorar la inclusión en la comunidad de las personas con discapacidad. El Ocio mejora la calidad de vida de cualquier persona.

Autora: Lorena Luján Felíu-Pascual, Directora del SOYD de APSA

No hay comentarios:

Publicar un comentario