miércoles, 10 de enero de 2018

LA DISFONÍA INFANTIL: PAUTAS HIGIENE VOCAL


Con la vuelta al cole vuelve el estrés y, con este, las situaciones límite que  llevan tanto a padres como maestros y profesores  a solucionar todas las situaciones con gritos. Pero no son los únicos que utilizan el grito como medio para hacerse oír o solucionar conflictos, ya que en la sociedad actual podemos observar que está totalmente generalizado, un claro ejemplo es la televisión donde está presente en debates e, incluso, tertulias.
Son varios los factores que pueden desencadenar una disfonía disfuncional con o sin lesiones orgánicas: un abuso o mal uso de la voz; los procesos inflamatorios otorrinolaringológicos; factores hormonales; factores psicológicos; la debilidad física en general; factores de origen lesivo, etc.

En el caso de las disfonías infantiles, los factores desencadenantes no varían, aunque, las más frecuentes son las desencadenadas por un sobreesfuerzo vocal que se mantiene, pudiendo dar origen a lesiones orgánicas como nódulos.
Una disfonía puede darse como un caso aislado, pero puede llegar a establecerse permanentemente después de darse, progresivamente, episodios disfónicos con más frecuencia, tanto derivadas de un proceso inflamatorio de las vías

Los padres y los maestros son los que deben vigilar a la vez que ser modelo de conducta vocal adecuada. Por ello, a continuación podréis encontrar unas breves pautas a seguir.

1.- PAUTAS PARA PADRES:
-    No forzar la voz compitiendo con el ruido ambiental, evitar conductas como cortar los ambientes ruidosos con gritos.

-      Debe controlar el volumen de su voz en cualquier ambiente intentando no hablar por encima de este. Evitar el uso de conductas vocales como gritar, reír demasiado fuerte, cambiar la voz, etc.

-     No usar emisiones de voz forzadas. Debe evitar hablar en situaciones en las que tenga que levantar o empujar objetos pesados y las emisiones forzadas intentando no forzar los músculos participantes en el habla (cara, cuello, hombros).

-       Reducir el tiempo de habla cuando se padezcan infecciones en las vías respiratorias altas y cuando exista afonía.

-       Moderar la intensidad de la voz.

-  Evitar los agentes irritantes laríngeos. Evitar bebidas excesivamente frías o calientes;  las comidas picantes; los ambientes que sean irritativos y produzcan sequedad como los ambientes cargados de humo, de  olores fuertes como pintura, producto de limpieza, etc.

-    Evitar la tos y el carraspeo improductivo. Se desaconseja la ingerir alimentos y bebidas que tienden a espesar la saliva y que crean la necesidad del continuo aclaramiento de garganta.

2.- PAUTAS PARA PROFESORES:
- Procurar ser un buen modelo en cuanto al uso correcto de la voz.
- No cortar los ambientes ruidosos con gritos.
- Utilizar formas no vocales para conseguir que le presten atención.
- Colocar a los niños con disfonías en un lugar cercano al maestro para que no tengan que hablar demasiado fuerte.
- Potenciar hábitos correctos de posturas, así como de velocidad y volumen del habla, etc.
- Además de las mismas pautas que los padres.

En conclusión, hay que procurar ser un buen ejemplo para los niños y niñas e intentar cuidar nuestras cuerdas vocales y las de ellos. Cuando observemos que un niño o niña se queda afónica, con frecuencia, deberemos acudir al pediatra para que este nos derive a los profesionales oportunos, pues en caso de que la afonía permanezca en el tiempo deberá acudir a un logopeda para que le ayude a rehabilitar sus cuerdas vocales.
                     
BIBLIOGRAFÍA:
-       Navarro Pozuelo, S; Navarro Marhuenda, F; Romero Martínez, P. (2002). Voz: trastornos y rehabilitación. Formación Alcalá (Jaén).
-       Heuillet-Martin, G; Garson-Bavard, H; Legré, A. (2003). Una voz para todos: la voz patológica. Solal editores (Marsella).

Autora:     Miriam Haro Gilabert

                 Logopeda, CRAE San Vicente del Raspeig

jueves, 21 de diciembre de 2017

Y AHORA... LA CARTA PARA LOS MAYORES


Como ya os dijimos la semana pasada, esta nueva entrada iba dedicada a los más mayores de las casa. Recordad que son edades aproximadas y que dependerá de los intereses y motivaciones de cada uno de vuestros hijos.




NIÑOS Y NIÑAS DE 3 A 6 AÑOS

Puzzles, encajables y construcciones:

  • Trabajan la atención, la percepción, y el rastreo visual.
  • Se desarrollan nuevos aprendizajes (abecedario, profesiones, estaciones, etc.)
  • Fomentan la creatividad.

Ordenadores interactivos:

  • Ayuda el aprendizaje de letras, números y operaciones matemáticas.
  • Desarrolla la habilidad manual, la atención y el lenguaje


Ábacos:

  • Inicio del conteo mecánico.
  • Ayuda al aprendizaje de operaciones matemáticas.








Juegos de mesa (dominó, memory, etc.):

  • Estimulan la atención y la memoria
  • Trabajan la asociación por igualdad.
  • Aumentan el vocabulario.
  • Comprensión de reglas.
  • Aprendizaje de turnos.
Instrumentos musicales:

  • Estimulan la creatividad y la autoestima.
  • Trabajan la percepción auditiva y óculo-manual, así como el lenguaje.

Juegos motores:

  • Desarrollan la motricidad gruesa.
  • Trabajan el equilibrio y la coordinación de movimientos.

NIÑOS Y NIÑAS A PARTIR DE 6 AÑOS

Juegos de mesa:

  • Fomentan la creatividad, el pensamiento lógico, el trabajo en equipo, el establecimiento de turnos, etc.
  • Sirven para trabajar el lenguaje.
  • Trabajan la atención la percepción y la memoria.
  • Ejemplos:
    • Quién es quién
    • Forma palabras
    • Geometrix
    • Adivina quién es



    • Hundir la flota
    • Damas
    • Baraja de cartas
    • Diana
    • Twister

Juegos de sumas y restas:

  • Ayudan al aprendizaje de operaciones matemáticas sencillas
Reproducir el modelo (pinchos, imágenes, puzzles...):

  • Trabajan principalmente la percepción, atención y la imaginación.
Material deportivo:

  • Desarrollan la motricidad gruesa y la coordinación.
  • Fomentan el trabajo en equipo y el juego al aire libre.

Esperamos que estas ideas os hayan sido de ayuda. Todo el equipo de APSA os deseamos unas felices vacaciones y esperamos que disfrutéis estas navidades junto a vuestros seres más queridos.

¡¡¡¡¡FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO NUEVO!!!!!

Autoras: Yamila Rodríguez y Elena Marco
              Técnicos en Atención Temprana del CDIAT de APSA, Alicante



miércoles, 13 de diciembre de 2017

QUERIDOS REYES MAGOS...

Otro año más sois muchos los que nos pedís ideas para regalar en estas navidades. Nuestro consejo es, regalar aquello que además de divertido sea didáctico y educativo. Por ello es importante que desarrolle las capacidades cognitivas, motoras, sociales y el lenguaje del niñ@.

Debemos también comprar aquello que se adecue a la edad de nuestro hij@ y no cargar el carrito de juguetes pensando que cuanto más mejor. Un exceso de juguetes hará que los rechace o no muestre interés por ellos. SIEMPRE ES MEJOR CALIDAD QUE CANTIDAD. No olvidéis que pasar tiempo con ellos y compartir el juego será lo más enriquecedor.

A continuación os dejamos algunas ideas de juguetes que pueden ser de ayuda a la hora de realizar la cara a Papá Noel o los Reyes Magos.

BEBÉS 0-12 MESES

Sonajeros
  • Agarre con las manitas
  • Estimulación visual, auditiva y táctil.
  • Coordinación de movimientos
Móvil para la cuna:
  • Desarrollo visual y auditivo.
  • Focalizar y mantener la atención.
Juguetes y cuentos de alto contraste y texturas
  • Estimulación visual y táctil.
  • Desarrollo del lenguaje expresivo y comprensivo.
Instrumentos musicales
  • Golpeteo horizontal (al chocar las maracas) y vertical (al tocar el piano).
  • Causa-efecto
Paneles de actividades / mesas y gimnasio:
  • Mejora de la comprensión causa-efecto y la coordinación de movimientos.
  • Ejercita aprendizajes de números, letras y formas.


NIÑOS Y NIÑAS DE 1-3 AÑOS

Pizarras magnéticas
  • Grafomotricidad
  • Imaginación y creatividad.

Puzzles sencillos
  • Estimulación perceptiva (figura - fondo en encajables y globalidad de la imagen en puzzles).
  • Vocabulario.
  • Motricidad fina (fuerza, precisión y coordinación ojo-mano)

Plastilina:
  • Trabaja la motricidad fina y la habilidad manual.
  • Desarrolla la creatividad y la imaginación.
Soporte vertical, anillas y barriles
  • Motricidad fina. Coordinación ojo-mano.
  • Introducción conceptos color-tamaño.
Bloques
  • Favorece la creatividad, habilidad manual e imaginación.
Juegos de ensartados collares/coser
  • Desarrollo de la motricidad fina. Mejora la prensión.
  • Coordinación oculo-manual.
Potato
  • Concepto del esquema corporal.
  • Motricidad fina y coordinación ojo-mano.
Juego simbólico
  • Desarrollo de la imaginación y el lenguaje









¡¡¡¡Próxima entrada de juguetes de 3-6 años y de 6 años en adelante!!!!

Autoras: Yamila Rodríguez y Elena Marco
              Técnicos de Atención Temprana del CDIAT de APSA, Alicante

jueves, 30 de noviembre de 2017

SÍNDROME DEL BEBÉ SACUDIDO O ZARANDEADO


En muchas ocasiones, podemos observar como los padres, tíos, abuelos y demás familiares acostumbran a zarandear a los bebés, tirándolos hacia el aire, sacudiéndolos de un lado a otro, etc. Es algo que con frecuencia se realiza para calmar al niño cuando se siente algo irritado o no deja de llorar, o simplemente como forma de juego.

Es posible que los adultos lo realicen porque desconocen  los efectos tan graves que esta acción puede producir. No obstante, el sacudir a los niños es algo que NUNCA se debe hacer, ya que puede ocasionar numerosas consecuencias negativas para su salud.

Estas consecuencias se conocen como el “síndrome del niño zarandeado o agitado”, un tipo de traumatismo o lesión cerebral, causado por repetidas sacudidas violentas y peligrosas.

Afecta sobre todo a niños menores de dos años, siendo los bebés de cuatro a seis meses los que mayor riesgo tienen de padecerlo. Aun así también puede aparecer en niños de hasta seis años.

El síndrome del niño zarandeado se produce por la aplicación de fuertes y repetidas sacudidas que mueven bruscamente la cabeza y el cuello del bebé, ya que los músculos de su cuello son todavía muy débiles para sostener la cabeza que es aun grande y pesa demasiado. Además el cerebro no ocupa aún toda la cavidad craneal, por lo que al sacudir al niño, como podemos observar en el video,  se mueve hacia adelante y hacia atrás sufriendo continuos golpes.




Como consecuencia se pueden producir contusiones, hemorragias o hinchazón, que pueden provocar daños cerebrales e incluso la muerte. También puede aparecer pérdida auditiva, ceguera, trastornos del habla y del aprendizaje, retraso mental, ataques epilépticos, daños en el cuello y la espina dorsal, etc.

La Asociación Española de Pediatría (AEP), califica este síndrome como relativamente frecuente, con 20-25 casos por cada 100.000 niños menores de dos años en todo el mundo, mientras que en España calcula que lo sufren unos 100 bebés de los 450.000 que nacen cada año (datos de 2014).

Por último cabe señalar, que aunque este síndrome no sea muy conocido, es más frecuente de lo que pensamos,  por lo que debemos evitar este tipo de prácticas con los niños de nuestro alrededor por el bien de su salud física y su desarrollo.

Autoras: Elena Marco, Técnico en Atención Temprana CDIAT Alicante de APSA
             Esmeralda Martinez, alumna en prácticas en el CDIAT Alicante de APSA