martes, 26 de noviembre de 2013

ASPECTOS A TENER EN CUENTA AL VIAJAR CON NIÑOS



Autora: Pilar Estévez Casellas, Terapeuta de APSA.



Cuando se viaja con niños, su seguridad esta por encima de todo, por eso es importante tener en cuenta una serie de medidas básicas:

1- Aparte de conducir con prudencia, seguir las reglas de tráfico y hacer los descansos necesarios, es esencial que el estado del coche sea el correcto. Para asegurarte de esto, hazle una revisión exhaustiva al coche antes de comenzar el viaje.

2- Es esencial que los más pequeños vayan bien sentados en su silla o cuco. Ten en cuenta que estos asientos siempre deben estar homologados, adecuarse al peso que tiene el niño en ese momento y estar perfectamente amarrados en el coche para que no se muevan. En el asiento, recordar que la cabeza del niño debe poder apoyarse con comodidad en el respaldo del asiento.

 

3-Siempre se ha de llevar la documentación del coche a mano, así como los teléfonos para comunicarse con la compañía de seguros por si necesitaras ayuda estando en la carretera. También, es importante que lleves las cartillas de la Seguridad Social por si se produce algún contratiempo.

4- No olvides llevar además, un pequeño botiquín en el bolso o guardado en el maletero, por si hace falta en caso de que haya algún tipo de incidente. A veces, se producen pequeños accidentes cuando los niños permanecen en espacios pequeños largo tiempo (cortes, mareos...).

5-Lleva siempre a mano un móvil, también un cargador del móvil  que pueda adaptarse al encendedor del coche, para que no te quedes sin batería cuando necesites usarlo. Por supuesto, recuerda que es muy peligroso hablar por el móvil mientras conduces, a no ser que tengas un bluetooth o sistema de manos libres.

6-El equipaje que llevemos con nosotros debe ir por completo guardado en el maletero del coche, siempre evitaremos que haya cosas junto a los asientos de los pequeños porque podrían chocar con ellos en el movimiento de una curva o por un accidente. Por otro lado, así estarán más cómodos y se sentirán menos agobiados.

7-Si se va a utilizar otro medio de transporte que no es el coche propio, es importante escoger bien el asiento de los niños de cara a planificar el viaje.  
 Hay que tener en cuenta que en España, por ejemplo, los niños menores de dos años se consideran bebés, por lo que no necesitan viajar con su propio asiento en general y pueden  viajar encima o en brazos de un adulto.
Si decides cogerle su propio asiento, pensando en que tenga un viaje más confortable, ten en cuenta que la tarifa es la misma que a los niños entre dos y doce años. 

8-Si el medio de transporte a utilizar es el avión, lo más recomendable es reservar los asientos de la parte de delante o los que estén cerca de las salidas, ya que disponen de más espacio para estirarse, moverse o simplemente ir al baño, y además, si tu hijo es muy inquieto, evitarás que moleste a los pasajeros de delante.
 








 9-Por otro lado, si el medio de transporte elegido es tren o autobús, ten en cuenta que muchas compañías sólo permiten viajar con los bebés en brazos, ya que no tienen maxicosi ni sistemas de seguridad específicos para bebés ni tampoco te dejan colocarlos en sus asientos. Por supuesto, hay excepciones, y algunas empresas de autocares que hacen viajes largos incluyen sistemas de seguridad para los más pequeños, siempre has de consultar esto bien antes de partir. 

Una vez que ya hemos considerado todas las medidas de seguridad oportunas, solo nos queda disfrutar lo más posible del trayecto. En el próximo artículo os comentaremos aspectos y consejos para hacer que el viaje sea más placentero.




martes, 12 de noviembre de 2013

CONSEJOS PARA EL CUIDADO DE LA PIEL DE BEBES Y NIÑOS. 2ª Parte.



Autora: Pilar Estévez Casellas, Terapeuta de APSA.



Como ya sabemos la piel de los bebes y los niños requiere que la tratemos de un modo especial para que ejerza bien sus múltiples funciones, por lo que a continuación os aportamos más consejos acerca de su cuidado.

Ropa y alimentación: La piel de bebés y niños pequeños se irrita ante fibras artificiales, perfumes, sustancias químicas,…  por lo tanto se deben evitar estos productos  y usar  ropa de algodón.

Hay que recordar lavar la ropa nueva del niño o bebe antes de que la use, esto incluye sábanas, paños, camisetas,… y todo lo que esté en contacto con su piel.

Las etiquetas de las prendas, muchas veces son de materiales sintéticos e irritantes, por lo que si están en contacto con la piel lo mejor es cortarlas.

En el lavado de la ropa debemos usar detergentes muy suaves y sin suavizantes.

Estas medidas son muy importantes durante el primer año de vida, pero debemos continuarlas en el caso de los niños con piel atópica, que son especialmente sensibles a las fibras sintéticas y a la lana.

No olvidemos lo importante que es la buena alimentación de cara a una piel saludable. Es imprescindible que los niños tengan una dieta equilibrada que incluya fruta y verdura a diario para conseguir los niveles adecuados de vitaminas A, C y E.

Esta demostrado que la vitamina A es vital en el desarrollo de las células del organismo, incluidas las de la piel, mientras que la vitamina C es necesaria para  la creación de colágeno.
Otro alimento esencial en la dieta de los más pequeños es la leche entera –no desnatada, ni sucedáneos, y es que un déficit de calcio, además de poder provocar problemas de salud, también afecta a la piel, uñas y cabello.

En cuanto a los dulces, debemos procurar que sean caseros, por ejemplo: –bizcochos, magdalenas, rosquillas…, también es bueno un poco de chocolate que es rico en antioxidantes buenos para la piel. Es importante evitar que tomen bollería industrial o zumos artificiales, ya que poseen un alto contenido en azúcar.

Por ultimo, hay que tener cuidado con los eccemas: Durante su desarrollo, muchos niños presentan en ocasiones erupciones en la piel que carecen de importancia, pero que resultan incomodas porque les producen picor y molestias.

Los eccemas, provocan que la zona de la piel afectada se enrojezca y se irrite, y en ocasiones hay granitos o ampollas que pueden supurar e incluso infectarse si el niño se rasca, por lo que requieren de cuidados especiales.

Los dermatólogos insisten que ante cualquier alteración de la piel del niño se acuda a consulta para que valore el problema y pueda realizar un diagnóstico correcto para establecer el tratamiento más adecuado.

Para evitarlos a  nivel preventivo, lo ideal es hidratar con regularidad  la piel de los niños, usando cremas hidratantes y emolientes para mantener la integridad de la barrera cutánea. También hay  jabones especiales para pieles atópicas que en la higiene diaria ayudan a evitar estas complicaciones de la piel.

Una vez que ya han aparecido los eccemas, su tratamiento suele ser suministrar cremas que contengan corticoides o con inmunomoduladores tópicos, así como antihistamínicos orales para aliviar el picor. Sólo en ocasiones muy graves, se recurre al uso de corticoides orales. Por supuesto, no hay que olvidar, que cualquier tratamiento farmacológico, y más en el caso de los niños, debe realizarse siempre bajo el control y supervisión estricta de un médico.