martes, 19 de junio de 2012

6 pautas para establecer rutinas con los niños en verano


Llega el periodo de vacaciones más extenso del año para los niños, “EL VERANO”, y con él comienza una nueva etapa que consiste principalmente en romper con las rutinas establecidas durante el curso por diversos motivos: hace mucho calor, no tienen que madrugar tanto, pueden disfrutar de más tiempo de ocio, pueden realizar actividades en familia diferentes a las habituales, etc.



Sin embargo, los niños también en esta época necesitan seguir una serie de rutinas establecidas durante el año otorgándoles alguna modificación. Esta necesidad de hábitos se debe seguir por diferentes motivos:
a)    para organizar su día a día y dejar a un lado la incertidumbre del “qué haré hoy” o “qué pasará”.
b)    para tenerlos ocupados física y mentalmente, y así evitar el aburrimiento y el cansancio.
c)    para continuar con el trabajo que se ha realizado durante el curso y retomarlo con las mismas costumbres.

Por todo ello, es importante seguir una serie de pautas durante las vacaciones en el entorno más próximo del niño:

  1. Acomodar el lugar de trabajo en casa: en ocasiones será diferente al habitual porque la temperatura en esa habitación es más elevada o ese sitio es poco motivante para esta época; de no ser así se seguirá manteniendo la misma zona de trabajo.
En caso de tener que reubicar el espacio, éste  no debe tener demasiados estímulos distractores a su alrededor (ej: el balcón frente a la piscina o la mesa el salón frente a la televisión), pero debe estar situado cerca de donde os encontréis para poder ayudar al niño si os requiere.
  1. El mejor momento para trabajar es por la mañana porque están más motivados, más despejados y pueden mantener periodos de atención de mayor calidad, de esta forma tendrán el resto del día para emplearlo en otra actividad.
  2. El tiempo de atención sostenida durante las actividades varía de un niño a otro, pero lo ideal es no rebasar los 45-50 minutos diarios.
  3. Las actividades a realizar no deben ser sólo de refuerzo académico, sino que se pueden alternan o incluir dentro de juegos y tareas más lúdicas de tipo manipulativo (ej: recortar los números del 1 al 5 y pintarlos con pintura de dedos)
Estas tareas también pueden realizarse en familia como por ejemplo encontrar las letras de su nombre en la sopa o modelar masa para pizza imitando vocales, o escuchar la lectura de un relato corto y escenificarlo.
  1. Es el momento ideal para incluir al niño en las tareas del hogar otorgándole una tarea rutinaria (ej: sacar la basura con papá todas las noches).
  2. Si cabe la posibilidad de hacer alguna escapada especial, se aprovechará el recuerdo de la misma para plasmarlo en un panel o mediante fotos u objetos que guarden relación con el viaje o aventura (ej: la entrada a un parque de atracciones o la foto de la familia en el río).


Debemos recordar que estamos en verano y que lo que deben de hacer también los niños es descansar, jugar, divertirse, hacer deporte con moderación,… por ello es necesario hacerles conscientes de la necesidad de rentabilizar el tiempo de trabajo y que no deben malgastarlo en distracciones innecesarias.

Fotos: chenalvalleymontessori.com greenparenthood.com
Autora: Jessica Mª Abellán Simón, Técnico en Atención Temprana de APSA

1 comentario: