jueves, 8 de junio de 2017

ORIENTACIONES PARA LA ESTIMUACIÓN DEL LENGUAJE



Los niños, desde que nacen, se comunican a través del llanto, nos dicen si tienen hambre, sueño, malestar, etc. Posteriormente, aparece la sonrisa social, dirección de la mirada, balbuceo, señalado, etc, hasta alcanzar el lenguaje oral.

Todo ello se consigue a través de la imitación de todos y todo lo que les rodea. Lo que decimos o la forma de hacerlo, es fundamental para su aprendizaje.

Aquí tenéis ideas, actividades y orientaciones, para ir adquiriendo el lenguaje  y diferentes maneras de comunicación,  de forma funcional en edades tempranas.

Como dirigirnos a ellos:
  • Intentar estar a su misma altura.
  • No es necesario elevar el tono de la voz, simplemente utilizar un habla clara y lenta.
  • Nuestros enunciados o peticiones han de ser claros y cortos.
  • Utilizar gestos naturales que sirvan de apoyo visual para facilitar la comprensión.


  • No utilizar diminutivos, ni otro tipo de palabras para decir algo: 
    • Por ejemplo: Gato- gatito, carne- chichi, a dormir- hacer nono, etc.
  • Cuando alguien le pregunte, ESPERA, no respondas por él. Puedes ayudarle empezando tú y que el termine.
  • Dejarle tiempo para hablar sobre lo que quiere, aunque no entendamos nada de lo que dice.
  • Si existe alguna dificultad articulatoria (muy frecuente en los inicios del lenguaje), NO DECIRLE: “NO SE DICE ASÍ” darle el modelo correcto, ni hacer que lo repita de forma existente. 
    • Por ejemplo: 
      • Niño:e tubus es lojo” 
      • Mama: “sí, el autobús es rojo”
      • Niño:tielo tatano” 
      • Mama:Sí quiero un plátano”
  • Una forma indirecta de trabajar la adquisición y ampliación de vocabulario, es en las ocasiones cotidianas del día a día, en el parque, baño, durante la compra, viendo los dibujos, etc... Por ejemplo: cuando el niño señala o denomina alguna cosa que le ha llamado la atención o le gusta, utilizaremos esa misma palabra añadiendo más información. 
    • Por ejemplo: 
      • Niño: “mia totogan” 
      • Papa: “ sí, es un tobogán amarillo” 
      • Niño: “ mia camamelos” 
      • Papa: “ sí, es una bolsa de caramelos”.
  • Cuando les preguntamos sobre las cosas cotidianas, es recomendable evitar preguntas cerradas de sí y no (una vez adquirido). Y utilizar preguntas abiertas, dándole opciones (siempre será el adulto el que decida el tipo de respuesta).
    • Por ejemplo, "¿Quieres pintar o ¿Quieres jugar con la muñeca?", "¿Qué quieres merendar, plátano o galletas?", dejarle que intente responder, poco a poco conseguiremos que sus oraciones sean más largas y con un número mayor de información.
  • Preguntarle sobre el número o el tamaño de las cosas que están a su alrededor. Por ejemplo, ¿Cómo es el coche, grande o pequeño?, ¿Cuántos colores tienes para pintar?.

Actividades que podemos realizar:
  • En edades tempranas, les suele gustar mucho el juego  "cucú- tras" (con las manos sobre la cara para taparla). Practicamos las partículas interrogativas; quién y dónde, del mismo modo trabajamos presencia y ausencia. 
  • Jugar a señalarse partes del cuerpo y nombrarlas, también a buscar objetos, como por ejemplo, buscar juguetes que anteriormente se han escondido a propósito. 
  • Cantar/ tararear canciones, acompañadas de gestos. (Cantajuegos, Pica-Pica…) 
  • Juegos de simulación, donde tenga que realizar según el tema un rol distinto, como: bañar a un muñeco, hablar por un teléfono, arreglar un coche, realizar la compra, hacer la comida, etc.
  • Juegos cooperativos con otros niños, en el parque, cumpleaños, cuenta-cuentos, etc favorecen el aprendizaje. Y paralelamente aprenderán a compartir, perder y esperar su turno para un buen desarrollo de sus habilidades sociales y la tolerancia a la frustración. 
  • Contar una parte de un cuento por las noches con imágenes, recordando al día siguiente aquella parte que hemos leído los días anteriores. Favoreceremos así la memoria a largo plazo, la capacidad de recordar datos significativos y fomentar su discurso.

  • También podéis alternar la actividad anterior pidiéndole que os cuente un cuento a partir de las imágenes del mismo para que razone lo que ocurre y lo explique. Después podéis leerle lo que ocurre realmente y reforzarle si acierta. De esta manera trabajamos atención e imaginación, además de razonamiento y extracción del significado.                                 
  • Pedirles  que señale imágenes o que os de algún objetos, entre  varias opciones. También podéis demandarles órdenes sencillas dentro del campo visual y si lo necesitan con ayuda gestual, como: “tíralo a la papelera” “coge los zapatos” “dame la pelota”… 
  • Gracias a la tecnología, hoy en día podemos obtener al instante una imagen de aquello que hemos hecho. Esa fotografía, nos puede ayudar como soporte para trabajar descripción de hechos reales, recientes….una excursión al zoo, un cumpleaños, una visita al dentista, etc. Utilizando partículas interrogativas como; quién, qué, dónde, qué has comido, a qué has jugado, etc.

Si se detecta algún tipo de desfase en el habla, ya sea a nivel comprensivo o expresivo, lo mejor es acudir a un logopeda que pueda ver al niño/a y valorarlo correctamente. Lo más importante ante algún tipo de dificultad en la ATENCIÓN TEMPRANA, el "ya hablará" no es la solución.

Autora: Anaís Llavador Andrés
Logopeda CDIAT/CRAE Villajoyosa, APSA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario