martes, 2 de abril de 2013

12 pautas para afrontar la rebeldia del adolescente


Autora: Pilar Estévez Casellas, Terapeuta de APSA.

Os aportamos algunas pautas que pueden facilitar la relación con vuestros hijos en este periodo tan complicado del desarrollo.


1.    En primer lugar, hemos de revisar en pareja, si hay algún aspecto o situación que de alguna forma fomente una actitud rebelde en el adolescente. 
2.    Mantener una clara diferenciación de los roles.  Es decir, los “padres” son los padres y los “hijos” son los hijos, por muy buena relación que se establezca, a los padres les concierne educar y proteger, y a los hijos en ningún caso les concierne el dar órdenes o mandar sino obedecer.
3.    Reservar y determinar momentos para compartir en familia. El adolescente sabrá que no puede programar actividades con sus amigos en ciertos días y horas y se tendrán momentos familiares donde poder charlar y compartir experiencias.








4.      Hay que permitir al adolescente tener sus ratos y propio espacio para estar solo. Esto es algo necesario para su crecimiento personal. 
5.      Nunca debemos tratar a nuestro hijo con insultos y acciones violentas, estos comportamientos solo conseguirán que se produzca un mayor distanciamiento.
6.      Procurar dedicar tiempo en conocer y mostrarse amable con los amigos y amigas de sus hijos, son personas con las que pasa mucho tiempo y una gran influencia en el adolescente.
7.    Valorar y felicitar siempre cuando su hijo obtenga logros o se esfuerce en ello. No podemos resaltar solo los aspectos que nos disgustan de nuestro hijo hay que premiar y prestar atención a los positivos también.
8.    No criticar ni cuestionar asuntos sin verdadera importancia: Es mejor no criticar ni entrar en discusiones por aspectos de nuestro hijo que no sean  importantes. Por ejemplo, todo lo relativo a como se viste, la música que escucha, peinado… Sin duda para él son de gran importancia porque esta buscando un estilo que le identifique con su grupo de amigos pero no son vitales para su educación.  Si criticamos estos aspectos se puede producir un distanciamiento con nuestro hijo y que no nos escuche en aquellos temas que si son importantes  como el respeto a los demás, cumplir con sus responsabilidades, el consumo de alcohol y drogas…




9.    No darle importancia a sus cambios de humor. El adolescente está en un periodo en el que experimenta emociones y sentimientos nuevos y es fácil que pase de estar eufórico a desanimado en un momento. Por otro lado, tampoco es raro que muestre desgana y conductas de poco interés  en cosas que realiza. Para cambiar estas conductas, lo mejor será hacerlo a través de nuestro ejemplo y reforzándole siempre sus conductas adecuadas.
10.    Darles responsabilidades. Aunque es un paso difícil, los padres han de asumir que su hijo ha crecido y hay que tratarlo de manera diferente, ya no hace falta estar siempre encima de él. Deben proporcionarle algunas responsabilidades y luego pedirles cuentas.
11.    Escucha activa. Debemos escucharlos prestando   atención, por ejemplo dejando que acaben de decir lo que deseen decirnos y no  menospreciar ni burlarnos de su discurso.





12.    Procurar  mantener siempre una adecuada comunicación. Hay que procurar desde la infancia mantener con los hijos una relación en la que haya confianza y respeto mutuo. A pesar de las obligaciones laborales y de otros tipos que tienen los padres, han de buscar momentos para disfrutar con sus hijos de conversaciones y actividades.


Así, al iniciarse la etapa adolescente nos resultará mucho más fácil entenderles y evitar muchos comportamientos de rebeldía en ellos, ya que suelen estar ocasionados por una falta de entendimiento con los padres.
Si después de intentar todas estas indicaciones, continua teniendo dificultades serias con su hijo, consulte a un especialista.






No hay comentarios:

Publicar un comentario