martes, 15 de enero de 2013

La importancia de la paternidad


Autora: Pilar Estévez Casellas, Terapeuta de APSA.

La figura paterna es primordial desde el primer momento y es importante que comprenda lo importante de su papel en la vida de su hijo/a.

Por supuesto, la actuación del padre puede ser muy diferente, según su personalidad, disponibilidad…

Hay padres que se involucran en el proceso de la paternidad desde el inicio, asistiendo a las clases de preparación al parto, citas con la matrona…, otros se conforman con dar apoyo a su mujer en el paritorio, no es primordial hasta donde se involucren durante el embarazo lo que realmente importa de cara a tener un hijo siempre es:


-Que la pareja se muestre de acuerdo
-Que exista amor y respeto entre los dos, ya que esto se transmite al niño.



Con la llegada de un hijo la vida de una pareja cambia muchísimo y esto implica adaptarse a nuevos hábitos. Es normal experimentar emociones y sensaciones que antes no se habían experimentado.

Por otro lado, es habitual que la madre se muestre cansada , en ocasiones, incluso desanimada, ignorando a su pareja en muchos momentos. Puede parecer que solo le queda energía para cuidar a su bebe.

El padre ha de saber aceptar y adaptarse a esta nueva situación, soportando cambios de rol y muchos momentos de exclusión. Debe mostrarse maduro emocionalmente y aportar apoyo y afecto, aparte de seguridad. Esta actitud la madre la percibe y por lo tanto a través de ella se ve reflejada en el bebe.
Los padres han de ser conscientes de que en términos generales, nada de lo que hacen los papás pasa desapercibido para sus hijos, sobre todo durante la infancia, etapa que determinará en buena medida, el desarrollo posterior de los niños como jóvenes y como adultos. Sin duda, el rol del padre es tan importante en la vida del niño, como el de la madre.
     Muchos estudios concluyen que los niños que poseen un padre motivado y participativo, en comparación a hijos cuyo padre se muestra menos implicado en la crianza, tienden a ser personas más competentes en el aspecto cognoscitivo y social, se muestran menos inclinados a estereotipar por diferencias de sexo, no temen mostrar su empatía, y poseen mayor capacidad de adaptación desde el punto de vista psicológico.
Si bien aparentemente las madres y los padres se desenvuelven de forma muy parecida con sus hijos, si nos fijamos la realidad es otra. Usualmente los padres tienden a jugar con sus hijos y las madres tienden a cuidarlos. Por eso decimos muchas veces, respecto a una pareja que él es “más brusco”, y ella, “más suave”, con su bebe o hijo. Las dos figuras son fundamentales, ya que el padre incentiva la independencia, y la madre, la seguridad. Los niños necesitan tanto la suavidad-ternura de su madre como la diversión de los juegos bruscos con su padre.
Por lo general, el padre crea confianza en la propia superación,  ¿quiénes son los que a menudo motivan a los niños a columpiarse o trepar más alto, montar en bicicleta más rápido o lanzar la pelota con un poco más de fuerza?. Por otro lado, ¿quién recuerda a los niños tener cuidado?. La madre tiende a advertir y proteger a sus hijos, mientras que suele ser el padre quien anima a los niños a sobrepasar sus límites y superarse.


Si nos fijamos, es común incluso que el padre se comunique con sus hijos de manera distinta. La madre por lo general simplifica sus palabras y habla a nivel de su hijo fomentando su comprensión de lo que le dice. El padre, sin embargo, no demuestra tanta inclinación por modificar su lenguaje y desafía al niño a ampliar su vocabulario y sus habilidades lingüísticas para poder entablar conversaciones con él.
Muchos expertos consideran que en términos generales, el padre le transmite al varón una figura con la que identificarse, le muestra cómo debe ser consigo mismo, con las mujeres y con la sociedad y le inculca los valores que se han establecido en la familia, mientras que a las hijas las mantiene protegidas y les muestra que pueden ser autónomas y tomar decisiones por sí mismas porque son autosuficientes.
Por todas estas razones que os hemos expuesto consideramos que es vital cuidar y fomentar la figura paterna ya que esta íntimamente vinculada al buen desarrollo psicosocial de los niños.



No hay comentarios:

Publicar un comentario