miércoles, 11 de julio de 2018

LA IMPORTANCIA DE LA HIDROTERAPIA



¿Qué es la Hidroterapia?

Es una parte de la fisioterapia que  tiene como objetivo el uso del agua como elemento terapéutico. De manera individual con las técnicas específicas empleadas  buscamos un trabajo más global donde conseguir metas físicas, psíquicas y funcionales.

Lo que puede empezar como una actividad motivadora se puede transformar en una de las mejores formas de trabajar el aspecto psicomotor.


¿Cuáles son las propiedades del agua?

El medio acuático presenta ventajas especiales, debido a sus propiedades físicas y se resumen en las siguientes: hipo-gravidez, que facilita la descarga del peso corporal en función de la profundidad; resistencia hidrodinámica, que permite el trabajo muscular; presión hidrostática, que favorece la circulación sanguínea; la termorregulación y el equilibrio muscular debido a la participación de la mayor parte de la musculatura.
Por lo que el ejercicio acuático aumenta las posibilidades terapéuticas de los niños con dificultad de movimiento y da oportunidad de experimentar mayor libertad y mayor autonomía.
Hoy en día los profesionales en este campo damos mucha importancia a la práctica de habilidades nuevas en entornos más naturales como es el caso del medio acuático, para que los aprendizajes sean automatizados y puedan proyectarse a cualquier otro entorno.


El servicio de hidroterapia en APSA:

En APSA realizamos sesiones de hidroterapia individuales de media hora de duración. Las sesiones las realiza una fisioterapeuta pediátrica especializada en hidroterapia, y en muchas ocasiones son acompañados por sus familiares. Durante todo el curso se han beneficiado niños y niñas con distintas capacidades y edades que dependiendo de sus posibilidades hemos ido trabajando para conseguir los distintos objetivos propuestos en cada caso de manera individual.


¿Qué podéis hacer vosotros este verano?


      1 - Familiarización con el medio:

Es importante que la adaptación sea progresiva, sobretodo los primeros días, ya que al principio pueden aparecer miedos, fobias o inseguridades al agua:

     -  Sentarnos en el bordillo, mojarnos  y jugar antes de entrar.
     - Que el adulto entre primero.
     - Dar seguridad y no sobreproteger.
     - Utilizar juguetes que le sean familiares.

      2 -Entradas al agua:
De manera progresiva:                 

     - Sentarse en el bordillo y anticipar qué vais a introducirles  al agua.
    - Sentado o sentada en el bordillo esperar a que se vea capaz para tirase y esperarles con nuestros           brazos abiertos para recibirles en el agua.
    - De pie con ayuda de las manos.
    - De pie sin manos dando un salto grande.

      3 -Tipos de agarre:
En las fotos observaremos algunos de  los distintos agarres que podemos ofrecer, recordar dar soporte pero no sobreproteger, hay que ayudar y facilitar el movimiento y  favorecer su autonomía:

 

 


     4 -Favorecer primeros desplazamientos:
Con ayuda de vosotros o vosotras o de algún material de flotación empezar a practicar mover las piernas y los brazos para alcanzar algún juguete, ir al bordillo o ir a buscar algún familiar,…

     5 -Iniciar el control respiratorio:
Conforme vayáis viendo que el niño o la niña se encuentra más cómodo o cómoda podéis introducir el trabajo respiratorio previo a la inmersión.

- Primero hay que empezar a tirarle con cuidado agua por encima de la cabeza y ver su reacción, para ver si están preparados o preparadas para empezar a sumergirles. Le echaremos agua por encima y observaremos si le gusta o si no, si traga agua o si se pone nervioso o nerviosa o abre la boca. En esto hay que tener tacto y paciencia y hacerlo poco a poco y de manera progresiva para que no haya retrocesos. Hay que intentar siempre animarles y motivarles y que sea un juego donde al final disfruten.

- También podéis  empezar a hacer burbujas en el agua pidiéndole que sople.                         

- Si tiene capacidad pedirle que meta la cara debajo del agua y hacerlo atractivo diciéndole:- ¡vamos a ver los peces del fondo de la piscina!

- Si todavía es muy pequeño y no es capaz de hacerlo por el mismo o por ella misma y en la primera fase de echarle agua por encima ha respondido bien y no ha tragado agua  podéis probar con cuidado a hacer pequeñas inmersiones.
Os pondréis al niño o a la niña enfrente vuestra y contareis hasta tres y os sumergiréis vosotros o vosotras primero para prepararles y después volveréis a contar hasta tres y se lo haréis a él o a ella. Nada más salir normalizar la situación  y positivizar diciendo: - Bien, Bravo,….


      6 -Material adecuado de flotación:
Tendréis que ir valorando según las capacidades del niño y la confianza con el medio un material que dé al niño o la niña más o menos ayuda:

- Flotadores con control pélvico
- Chalecos
- Cinturones
- Churros
- Flotador de cuello


Si estáis interesados en conocer más acerca del servicio de hidroterapia podeis poneros en contacto con nosotros y nosotras.


Elena Gil González
Fisioterapeuta del Área Educativa de Apsa y responsable del servicio de Hidrotepia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario