miércoles, 18 de abril de 2018

LAS MESAS DE LUZ: UNA NUEVA ALTERNATIVA DE APRENDIZAJE


Con esta nueva entrada os queremos proponer una forma alternativa para el aprendizaje. Desde hace algún tiempo se están utilizando las denominadas “mesas de luz” tanto desde el ámbito escolar como en el ámbito terapéutico. Su utilidad no se limita únicamente a personas con necesidades educativas especiales, sino también a cualquier tipo de población en edad escolar.

Las mesas de luz consisten en una tabla iluminada que, combinada con diferentes materiales translúcidos, ofrece multitud de posibilidades de aprendizaje para los niños y niñas. Por medio de luces y sombras las mesas de luz otorgan un ambiente rico que favorece situaciones de experimentación con los materiales, así resulta un aprendizaje mucho más  motivador y alternativo al método tradicional, ya que los niños y niñas están aprendiendo de una forma inconsciente.

¿Cuáles son los beneficios de las mesas de luz?

Desde el ámbito escolar y psicopedagógico podemos utilizarlas para actividades de observación y atención, psicomotricidad fina, estimulación del lenguaje y refuerzo de contenidos curriculares como la lectoescritura, lenguaje, matemáticas, música, y ciencias. De hecho, estas mesas suelen considerarse un recurso estupendo para posibles diagnósticos de Trastorno del Espectro Autista y Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

       1. Observación y atención.


Por medio del empleo de contrastes de luces y sombras y con materiales translúcidos como las paletas de colores, los discos magnéticos o bloques de silicona, podemos realizar actividades de atención como buscar objetos, discriminar formas e incluso ejercicios de asociación por colores y seriaciones lógicas de objetos, entre multitud de opciones.

       2. Estimulación de la comunicación, la expresión y el lenguaje

Las mesas de luz suponen una herramienta útil para favorecer el desarrollo de su lenguaje, ya que a través del juego y experimentación pueden ir ampliando su vocabulario y capacidad expresiva. Por ejemplo, mediante la superposición de láminas de personajes desarrollan la invención de historias, lectura de cuentos, aprendizaje de vocabulario básico, aprenden las emociones básicas contemplando expresiones faciales en láminas transparentes,…








         3. Aprendizaje académico.

Las mesas de luz son muy útiles para el aprendizaje de contenidos curriculares en todos los niveles, siendo más utilizados en las escuelas en edades tempranas. Se pueden emplear para la enseñanza de las vocales y el alfabeto, diseñar actividades divertidas y visuales de iniciación a la lectura, conceptos numéricos y cálculo, ciencias naturales mediante la experimentación con objetos materiales como hojas, radiografías… 
Por ejemplo, con letras de silicona se pueden realizar juegos de sonidos, formación de palabras, ordenar alfabéticamente palabras... Al igual que las letras también podemos utilizar números de silicona que sirven para reforzar el conteo numérico, discriminación de dígitos, trazo de la grafía de los números e incluso el refuerzo de las tablas de multiplicar en cursos más avanzados.
Otro material que podemos emplear es la utilización de discos de colores translúcidos, con los que se pueden hacer dibujos, escribir letras,…

  

Uso de los discos de colores para formar palabras.


        4. Psicomotricidad fina y estimulación táctil

Para el desarrollo de la motricidad fina se pueden emplear materiales como los bloques de silicona o también la arena kinética que, sobre la superficie de luz, da a lugar a la potenciación de la conciencia táctil, la integración bilateral, el trazado de letras y el juego simbólico, entre otras.

 







En definitiva,  las mesas de luz resultan una excelente fuente de información multisensorial donde la vía visual y la experimentación destacan fundamentalmente. 


Autora: Raquel Córdoba Abellán

Terapeuta del CRAE de APSA en Alicante

No hay comentarios:

Publicar un comentario