lunes, 11 de abril de 2016

LA ALIMENTACIÓN EN LA INFANCIA



 La alimentación es el principal factor que contribuye al correcto crecimiento y desarrollo del niño, por lo que es muy importante proporcionarle una dieta equilibrada y variada que contenga todos los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo. La etapa de la infancia es muy importante en el aprendizaje de hábitos y pautas saludables alimentarias adecuadas, donde los padres jugáis un papel muy importante; tenéis la responsabilidad de enseñar y guiar al niño para aprender a disfrutar de los distintos alimentos de su dieta, ofreciendo variedad, diferentes recetas etc. que contribuirán a la aceptación de alimentos nuevos para ellos, entre los que se encuentran las frutas y verduras, que tanto les cuesta comer a muchos niños.
La ingesta de estos alimentos en la infancia es muy importante, ya que son especialmente ricos en vitaminas, minerales, agua, fibra y antioxidantes que ayudan al niño en el crecimiento y desarrollo de su organismo. Gracias a su riqueza en agua y fibra aportan saciedad y bajo contenido calórico, son alimentos ideales en la prevención de la obesidad infantil. También ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares como la diabetes y colesterol, trastornos digestivos y enfermedades neurodegenerativas.
Os damos algunos CONSEJOS para conseguir que los niños prueben diferentes frutas y verduras y terminen aceptándolas e incluyéndolas en su dieta diaria.
  • Hay que dar ejemplo. Es aconsejable comer en familia, ya que los pequeños os imitarán en todo. Si comprueban que coméis fruta y verdura, lo más probable es que, sólo por eso, les apetezca probarlas.
  • No obligar, nunca. Cuando son tan pequeños es normal que algunos sabores nuevos, en muchas ocasiones fuertes, ácidos y “raros” para ellos, no les gusten. Hay que respetar si algún alimento no les gusta y no quieren comer más porque no tienen más hambre, volviendo a intentarlo en otro momento. Lo importante es que lo prueben, experimenten y se empiecen a acostumbrar a ese nuevo sabor.
  • La aceptación de los alimentos mejora con el número de veces que se los presentamos para que los prueben, por lo que no hay que dejar de ofrecerle. Estudios demuestran que un alimento debe ser probado unas 10 o 15 veces para poder aceptarlo.
Presentarle estos alimentos de una forma divertida y “camuflados” para que les “entren por los ojos” y les apetezca comerlos. Os aconsejamos varias RECETAS sencillas con las que no podrán resistirse. Los pequeños pueden ayudaros en la cocina a prepararlas.


Erizo de pera y uvas


Ingredientes
        Dos peras
        Uvas
        Aceitunas negras
        Palilllos
Primero pelamos la mitad de la pera, tal y como sale en la foto. Sobre la parte con piel pincharemos las uvas con palillos hasta llenar todo el cuerpo. También podemos añadir otras frutas pequeñas. Para la nariz pincharemos una oliva negra en el rabito de la pera. Podéis ponerle nombre al erizo para hacerlo más divertido….y listo! Comerán fruta casi sin darse cuenta!
Pizza de fruta
Con esta receta podemos aprovechar para que pruebe la fruta que queramos, cuanta más variedad de fruta y colorido añadamos, más bonito nos quedará.
 

 Ingredientes

        Masa de hojaldre
        Queso philadelphia
        Fruta variada (fresas, kiwis, naranjas, plátanos, uvas, piña etc)
Para conseguir la base de la pizza horneamos la masa de hojaldre y cuando esté hecha untamos el queso philadelphia cubriendo toda la base. Cortamos la fruta en trocitos pequeños y la añadimos a la pizza hasta que quede cubierta. A comer!!
Chips de calabacín
Si os supone un esfuerzo que vuestros peques prueben el calabacín, quizá con esta receta consigáis que lo prueben….y seguro que les acaba gustando!


 

 Ingredientes

        Calabacín
        Harina
        Aceite de oliva
Pelamos el calabacín en rodajas muy finas, las pasamos por harina y a la sartén cuando el aceite esté muy caliente….quedarán como patatas fritas!!
Piruletas de espinacas



Ingredientes
        Huevos
        Espinacas
        Jamón York
        Queso
        Palos madera
El primer paso es hacer una tortilla, batiendo los huevos y añadiendo las espinacas (previamente hervidas). Cuando está hecha y se ha enfriado la amasamos hasta estirarla, poniendo encima lonchas de jamón york y queso y haciendo un “rollo” con las 3 capas. Luego la cortamos en varios trozos, añadimos los palitos de madera y ya tenemos nuestras piruletas de espinacas!!
Esperamosque os hayan gustado  mucho estas ideas!!!
Autora: Esther Muñoz
Terapeuta del CRAE de Alicante, APSA.














No hay comentarios:

Publicar un comentario