martes, 8 de marzo de 2016

NO AL ACOSO ESCOLAR



El acoso escolar es una forma de maltrato entre escolares que se produce de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado.

Existen varios tipos de acoso:
-   Psicológico: Basado en amedrentar a la víctima mediante amenazas o llevar a cabo conductas con el fin de desestabilizarla emocionalmente (coacción, intimidación, hostigamiento…).
-   Verbal: Suele ser el más habitual. Hablamos de insultos, motes, propagación de rumores, etc.
-   Físico: Se basa en agresiones que amenazan la integridad física de la víctima.
-   Social: Consiste en el aislamiento de la víctima en el centro escolar.
-   Cyberacoso: aquel que se lleva a cabo a través de Internet, especialmente de las redes sociales (creación de cuentas, insultos, difusión de fotografías, etc.).

En el bullying están implicados las víctimas, los agresores y los testigos. 

En España, se estima que un 1,6 por ciento de los niños y jóvenes estudiantes sufren bullying de manera constante y que un 5,7 por ciento lo vive esporádicamente. Se ha convertido en un asunto prioritario en las agendas de las escuelas y en una preocupación recurrente para muchos padres y docentes.

Signos de alerta

Los padres y tutores en casa debemos estar astutos y detectar indicios de acoso. A continuación enumeramos los más evidentes:

1.     Vuelven a casa con la ropa estropeada, con los libros sucios o rotos.
2.     Han "perdido" objetos y/o dinero.
3.      No quieren ir a clase o piden que les acompañen, evitan determinados lugares, determinados días o clases…
4.   Tienen pesadillas, trastornos psicosomáticos (dolores de cabeza, estómago, etc), señales de golpes y arañazos, cambios súbitos de humor (llanto repentino, respuestas agresivas en casa, etc) ...
5.  Sienten especial desmotivación ante las tareas del colegio, por lo que sus resultados académicos pueden sufrir un cambio negativo.

¿Qué hago ante el bullying?

Es primordial realizar campañas de sensibilización y talleres en los colegios e institutos, y concienciar a los adolescentes, proporcionándoles estrategias de resolución del conflicto.

Si consideras que tu hijo puede estar sufriendo acoso escolar debemos seguir unas pautas:
1.      Escuchar y creer a nuestros hijos. Es conveniente que los pequeños de la casa se sientan apoyados en esta situación.
2.      Informar al centro de estudios. Reunirnos con el tutor o tutora, así como con el psicopedagogo del colegio.
3.      Si tras reunirnos varias veces, no se ha hallado solución para la situación que sufre su hijo, póngase en contacto con la policía donde hay unidades especializadas en acoso escolar.
4.      Si pasado un tiempo el acoso se sigue dando, se deben tomar medidas legales pertinentes.

Se prevee que a lo largo del presente año el Ministerio de Educación creará un número gratuito de atención las víctimas del acoso escolar similar al que ya tienen las víctimas de violencia de género.

Y no lo olvidéis:

“El que agrede no es el fuerte, lo eres tú”

“Si eres la víctima, no devuelvas la agresión, no te rebajes a su nivel”.

“Cuéntalo a tus padres y profesores”.

“Si eres el espectador no te quedes callado, ayuda a quien te necesita”

Páginas web consultadas:



Autoras:
Raquel Miralles Técnico en Atención Temprana CDIAT San Vicente APSA
Mari García Técnico en Atención Temprana CDIAT San Vicente APSA

No hay comentarios:

Publicar un comentario