martes, 12 de noviembre de 2013

CONSEJOS PARA EL CUIDADO DE LA PIEL DE BEBES Y NIÑOS. 2ª Parte.



Autora: Pilar Estévez Casellas, Terapeuta de APSA.



Como ya sabemos la piel de los bebes y los niños requiere que la tratemos de un modo especial para que ejerza bien sus múltiples funciones, por lo que a continuación os aportamos más consejos acerca de su cuidado.

Ropa y alimentación: La piel de bebés y niños pequeños se irrita ante fibras artificiales, perfumes, sustancias químicas,…  por lo tanto se deben evitar estos productos  y usar  ropa de algodón.

Hay que recordar lavar la ropa nueva del niño o bebe antes de que la use, esto incluye sábanas, paños, camisetas,… y todo lo que esté en contacto con su piel.

Las etiquetas de las prendas, muchas veces son de materiales sintéticos e irritantes, por lo que si están en contacto con la piel lo mejor es cortarlas.

En el lavado de la ropa debemos usar detergentes muy suaves y sin suavizantes.

Estas medidas son muy importantes durante el primer año de vida, pero debemos continuarlas en el caso de los niños con piel atópica, que son especialmente sensibles a las fibras sintéticas y a la lana.

No olvidemos lo importante que es la buena alimentación de cara a una piel saludable. Es imprescindible que los niños tengan una dieta equilibrada que incluya fruta y verdura a diario para conseguir los niveles adecuados de vitaminas A, C y E.

Esta demostrado que la vitamina A es vital en el desarrollo de las células del organismo, incluidas las de la piel, mientras que la vitamina C es necesaria para  la creación de colágeno.
Otro alimento esencial en la dieta de los más pequeños es la leche entera –no desnatada, ni sucedáneos, y es que un déficit de calcio, además de poder provocar problemas de salud, también afecta a la piel, uñas y cabello.

En cuanto a los dulces, debemos procurar que sean caseros, por ejemplo: –bizcochos, magdalenas, rosquillas…, también es bueno un poco de chocolate que es rico en antioxidantes buenos para la piel. Es importante evitar que tomen bollería industrial o zumos artificiales, ya que poseen un alto contenido en azúcar.

Por ultimo, hay que tener cuidado con los eccemas: Durante su desarrollo, muchos niños presentan en ocasiones erupciones en la piel que carecen de importancia, pero que resultan incomodas porque les producen picor y molestias.

Los eccemas, provocan que la zona de la piel afectada se enrojezca y se irrite, y en ocasiones hay granitos o ampollas que pueden supurar e incluso infectarse si el niño se rasca, por lo que requieren de cuidados especiales.

Los dermatólogos insisten que ante cualquier alteración de la piel del niño se acuda a consulta para que valore el problema y pueda realizar un diagnóstico correcto para establecer el tratamiento más adecuado.

Para evitarlos a  nivel preventivo, lo ideal es hidratar con regularidad  la piel de los niños, usando cremas hidratantes y emolientes para mantener la integridad de la barrera cutánea. También hay  jabones especiales para pieles atópicas que en la higiene diaria ayudan a evitar estas complicaciones de la piel.

Una vez que ya han aparecido los eccemas, su tratamiento suele ser suministrar cremas que contengan corticoides o con inmunomoduladores tópicos, así como antihistamínicos orales para aliviar el picor. Sólo en ocasiones muy graves, se recurre al uso de corticoides orales. Por supuesto, no hay que olvidar, que cualquier tratamiento farmacológico, y más en el caso de los niños, debe realizarse siempre bajo el control y supervisión estricta de un médico.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario