martes, 29 de octubre de 2013

CONSEJOS PARA EL CUIDADO DE LA PIEL DE BEBES Y NIÑOS. 1ª Parte.



Autora: Pilar Estévez Casellas, Terapeuta de APSA.


La piel de los bebes y los niños requiere que la cuidemos de un modo especial para que se mantenga sana y así ejerza sus múltiples funciones de un modo adecuado.  Sin duda, es el órgano más grande del cuerpo (mucho más que el hígado, pulmones y corazón juntos) y este hecho implica también grandes responsabilidades.

Vamos a ofreceros una serie de consejos específicos para cuidar la piel de vuestros bebés y niños en diferentes situaciones: 

Limpieza de la piel del bebé: El baño del bebé puede hacerse diariamente, pero en el caso de recién nacidos muchos dermatólogos coinciden que se debe usar solo agua tibia para el aseo de la piel y el cuero cabelludo. Poco a poco se incorporarían jabones específicos para bebés y niños que poseen un pH neutro y son más suaves, ya que tienen una cantidad mínima de colorantes y perfumes, además  crean menos espuma al aplicarse, pero son muy efectivos para la limpieza. Muchos especialistas opinan que hay que evitar los baños de espuma porque eliminan los aceites naturales que posee la piel.

No olvidar utilizar una crema hidratante siempre después del baño, ya que ayuda a mejorar la función barrera de la piel y la hidratación cutánea.

Es importante habituarles a que se laven las manos siempre antes de comer para evitar infecciones, y procurar mantener sus uñas siempre cortas para evitar que se arañen al rascarse.

Hay que tener cuidado con los perfumes y colonias, pueden provocar alergias e irritaciones. En caso de aplicarse siempre debe ser sobre la ropa, y nunca directamente sobre la piel o el pelo. El uso de talcos en la piel tampoco está indicado.

Además, no debemos olvidarnos de cuidar el área del pañal, esa zona de la piel es muy propensa a irritaciones e infecciones por hongos que viven en el calor, humedad y oscuridad. Por todo esto, es fundamental  cambiar el pañal al bebe tantas veces sea necesario y no dejarlo sucio durante tiempos prolongados. Limpiar con toallas húmedas el área o con agua templada y jabón suave y aplicar una cremita con oxido de zinc que lo protegerá del roce y sus propias secreciones.
  


Cuidado con el sol y aire libre: La piel de los bebés es muy sensible, por lo que la radiación ultravioleta la puede perjudicar con facilidad. Por este motivo, es muy importante asegurar la máxima protección para la piel de los bebes, ya que se pueden quemar con facilidad.

Los especialistas coinciden en que en los primeros seis meses hay que evitar exponer a los bebés de manera directa al sol. Por eso, la actividad del niño en esos meses estaría limitada a la cuna, el cochecito y su hogar, en estas condiciones la radiación solar no resultaría significativa.  

En los bebés más mayores y los niños hay que evitar siempre la exposición al sol entre las 11,00 y las 16,00 horas. Por esto, lo mejor es que permanezcan a la sombra o proteger su piel con ropa ligera de algodón y gorras. También es esencial ponerles cremas con factor de protección a partir de 30, siempre al menos media hora antes de que la exposición solar, y renovar la aplicación cada dos o tres horas, así como al finalizar cada baño. 

Por otro lado, para evitar las picaduras de insectos, en muchas ocasiones usamos repelentes de insectos, pero estos productos contienen principios activos que se pueden filtrar  a través de la piel, por lo que en el caso de los bebés es preferible emplear repelentes en forma de parches que pueden ponerse sobre su ropa, la cuna o el carro, o los que están diseñados como pulseras o llaveros y se ponen en el carro o cuna.

En el próximo artículo os comentaremos consejos acerca de la ropa y alimentación, así como ante la aparición de eccemas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario