miércoles, 22 de agosto de 2012

Terapia con animales para personas con discapacidad

La compañía de un animal mejora la calidad de vida de las personas, aumenta la longevidad y preserva el equilibrio físico y mental. Facilita la recreación, reduce el estrés y disminuye los índices de depresión. Obliga a asumir responsabilidades, aumenta la autoestima y mejora la integración social.

La terapia con animales tiene funciones formativas ayudando a la mejora de autonomía, de responsabilidad, de socialización y de rehabilitación. Se realizan intervenciones en las que un animal es incorporado como parte del tratamiento, con el objetivo directo de promover la mejoría en las funciones físicas, psicosociales y/o cognitivas de las personas tratadas. Son dirigidas por un especialista en terapias asistidas por animales y desarrolladas por un equipo interdisciplinar

Los animales que más frecuentemente son utilizados para la terapia asistida con animales son los delfines, los caballos y los perros. No obstante, se pueden emplear casi todos los animales – desde los peces en un acuario hasta los animales de granja.

Con este tipo de terapias se obtienen respuestas físicas como la mejora de la motricidad, reducción de la tensión arterial, relajación, realización de ejercicio físico, se reducen los niveles de estrés y ansiedad. A nivel emocional se crean vínculos con otros, se mejora la confianza y la seguridad, desarrollo de sentimientos de afecto, se obtiene una mejora en cuanto a comunicación y estímulo mental, en base a aspectos como el lenguaje, la atención y la concentración.

En España las terapias asistidas con animales (TAA) están cobrando importancia a la hora de complementar los procesos terapéuticos que se desarrollan ante determinadas patologías. Se está estudiando por ejemplo el papel que juega la equinoterapia como facilitadora en los procesos de aprendizaje del niño con tda-h, se realizan programas de ejercicios con perros para residencias geriátricas, se han observado los beneficios de estas terapias sobre niños con transtorno de “expectro autista”, por ejemplo trabajando con delfines y leones marinos.



Algunos animales como el perro el caballo y el delfín son ampliamente conocidos como animales de terapia, mientras que otras especies como los leones marinos y animales de granja, comienzan a introducirse en proyectos de intervención.

En la actualidad son muchas las entidades que centran su actividad en este sector o bien que desean incorporar estos programas entre los servicios terapéuticos que prestan a determinados colectivos.

En cuanto a los aspectos legislativos en materia de TAA, algunas comunidades autónomas han delimitado los contenidos mínimos de los programas de terapia asistida con animales, como es el caso de la Comunidad Valenciana.

Autora: Silvia Cespedosa Agulló, fisioterapeuta de APSA
Foto: tacop.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario