jueves, 17 de noviembre de 2016

HOY CELEBRAMOS EL DÍA MUNDIAL DEL PREMATURO…


Los prematuros, aquellos recién nacidos con menos de 37 semanas de gestación, suponen el 7-10% de los nacimientos. Los menores de 1500 gr, llamados “Recién Nacidos de Muy Bajo Peso“ representan el 1-2%.

Los importantes avances en Obstetricia y Neonatología, han condicionado un aumento considerable de los nacimientos prematuros, así como a una mayor supervivencia de estos niños. En la actualidad se  alcanzan tasas de  supervivencia superiores al 90%  en los mayores de 28 semanas, incluyendo algunos niños tan pequeños como 23-25 semanas de gestación con pesos de 450-700gr.

Pero estos niños presentan mayor riesgo de alteraciones en su desarrollo, por lo que es necesario un seguimiento, prevención y una actuación precoz. 

La Neonatología del siglo XXI se desarrolla desde la perspectiva de los cuidados centrados en el desarrollo y en la familia. Así se ponen en marcha estrategias que reducen el estrés y procuran el alivio del dolor, facilitan la autorregulación del neonato y promueven la presencia de los padres , el apego y el vínculo afectivo. Con la implementación de todas estas medidas se persigue una  reducción de la angustia de la familia, una mejora en el desarrollo cerebral  y un impacto positivo en el desarrollo cognitivo y psicomotor.

Para realizar el  seguimiento  de estos niños desde la consulta, los neonatólogos contamos con el trabajo coordinado de un equipo multidisciplinar de profesionales tanto de nuestro hospital (psicólogos, neuropediatras, rehabilitadores…) como profesionales pertenecientes a los Centros de Atención Temprana (CDIAT) (psicólogos, logopedas, fisioterapeutas...) así como profesionales de la educación y de lo centros de atención primaria.

En este ámbito es muy importante la labor  que realizan los psicólogos pertenecientes a los CDIAT,  ya que prestan una atención especializada a las familias de nuestros prematuros “a pie de incubadora” durante el periodo de ingreso del bebe en la UCIN, establecen un vínculo de apoyo a los profesionales que atienden a estos niños de alto riesgo, y posteriormente desarrollan los programas de Atención Temprana para lograr alcanzar el máximo potencial de desarrollo de estos niños.

Y a pesar de ello, y aunque organismos internacionales como la OMS y UNICEF consideran la prematuridad  como uno de los principales problemas de salud pública a nivel mundial, ésta continúa siendo una realidad  bastante desconocida para la sociedad en general.

Por tanto, la prematuridad debe hacerse más visible a la sociedad, y convertirse en una prioridad, ya que está demostrado que invertir en los cuidados de los niños prematuros puede llegar a ser una de las actividades más importantes y beneficiosas para la humanidad.

Autora:  Eva María García Cantó
            Neonatologa Hospital General Universitario de Alicante

No hay comentarios:

Publicar un comentario