martes, 16 de septiembre de 2014

EL EJERCICIO EN LA ADOLESCENCIA



Autora: Pilar Estévez Casellas, Terapeuta de APSA.

Es bien sabido que, la calidad de vida de las personas, así como su predisposición a padecer numerosas enfermedades, esta muy vinculado con la práctica habitual o no de ejercicio físico. 

El deporte evita que aparezcan patologías frecuentes, como por ejemplo, la osteoporosis, hipertensión arterial, obesidad o cardiopatías.

La adolescencia es el difícil tránsito entre la niñez y la edad adulta, durante el cual se presentan los cambios más significativos, tanto físicos como psíquicos. 

Realizar ejercicio físico de manera habitual debe convertirse en una rutina en la vida de los jóvenes, ya que les aporta multitud de beneficios en ese periodo vital tan importante y lleno de cambios.




Como sabemos, la adolescencia la podemos dividir en tres etapas:

Pre-adolescencia: seria desde los 8 hasta los 11 años. Aunque la musculatura aún no es muy fuerte, si se posee mucha flexibilidad. Por lo general, los pre-adolescentes poseen poca concentración mental y una gran movilidad. En esta etapa pasan la mayor parte del tiempo jugando y deben buscar divertirse sin presiones, es decir sin agobios derivados de competiciones.

Segunda etapa: seria desde los 11 hasta los 15 años. En ese momento se produce sobre todo el desarrollo de los órganos sexuales, cambio en el tono de su voz, et... en este periodo necesitan un poco más de intimidad en el hogar. Debido a los cambios físicos que sufren y el hecho de que no todos los niños se desarrollan al mismo tiempo, tanto en los deportes que elijan como en sus entrenamientos, deben tener acceso a una atención personalizada que se adapte a sus necesidades y condiciones.

Tercera etapa: transcurre desde los 15 hasta los 18 años. En este momento ya existe una mayor semejanza entre todos los compañeros, y es que la gran mayoría han experimentado los cambios físicos propios de esta etapa llegando al peso y estatura de una persona adulta. 

En este período, si las condiciones físicas de cada persona lo permiten, se pueden aumentar los entrenamientos, tanto en resistencia como en potencia.

En el próximo artículo comentaremos recomendaciones para practicar deporte en la adolescencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario